Aromaterapia Egipcia - Esencias Sagradas
Aromaterapia Egipcia - Esencias Sagradas
Aromaterapia Egipcia - Esencias Sagradas
Aromaterapia Egipcia - Esencias Sagradas
Aromaterapia Egipcia - Esencias Sagradas
Aromaterapia Egipcia - Esencias Sagradas
Aromaterapia Egipcia - Esencias Sagradas
Aromaterapia Egipcia - Esencias Sagradas
Aromaterapia Egipcia - Esencias Sagradas

Reciba nuestra más cordial bienvenida a la web de las esencias egipcias y, empiece a crecer humanamente. Descubra el maravilloso e insospechado mundo de los aromas y aún más, con la antigua sabiduría milenaria de Egipto y con los Elixires y las Esencias Sagradas. No caiga en el error de que los aromas son cuestiones intrascendentes. En ellos hay potencia y poder al que ahora podrá podrá acceder. 

 


Más que simple olor

Lo primero que queremos mostrarle es que, más que el efecto que pueda producir el aroma de las esencias en todo nuestro ser -que no es poco en si mismo-, lo realmente relevante son los beneficios que sus vibraciones y señales vitales que nos aportan. Vibraciones que pueden mejorar no sólo nuestro cuerpo, también nuestra mente, nuestra alma, nuestro espíritu y por su puesto, nuestro entorno, para convertirlo en un espacio dispuesto para el desarrollo humano y personal. 


Es un recurso completo que trabaja en la persona de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, así como de dentro afuera y de afuera a dentro. Podemos decir que, una vez que la esencia nos alcanza, sus vibraciones son capaces de atravesar todas las células, los sistemas corpóreos y etéricos, drenando o corrigiendo infinidad de anomalías.

Como he apuntado antes, la aromaterapia es aplicable indiferentemente al tipo de terapia que realicemos, como por ejemplo el Reiki, la Homeopatía, la Medicina alopática convencional, la Naturopatía, la Osteopatía, Masajes, Psicoterapia, etc. La cuestión es que la aplicación de esencias, sobre todo las sagradas, producen en nuestro sistema corporal, espiritual y ambiental, señales benefactoras de muy alta vibración, opuestas a las señales disrruptoras y de baja frecuencia que nos conducen a la falta de armonía, a la enfermedad y nos mantienen en ella.

Comentar que desde los estudios que realizó desde los años sesenta el doctor Bruce Lipton, el descubridor de las células madre, se sabe que el ambiente en donde viva un organismo es infinitamente más decisivo para su estado de salud y pervivencia que cualquier otro factor.


¿Qué son las esencias?


Las esencias sean sagradas o no, son sustancias muy poderosas, complejas y de amplia acción. Concentran la fuerza y cualidades de la planta o sustancia de la que proceden. Nos serán útiles para dirigir una situación dada y conseguir el equilibrio en el ser humano, sanando todo tipo de síntomas y enfermedades, ya sean físicas, emocionales, mentales o espirituales, que son los cuatro niveles que alcanzan las esencias. Podremos además, lograr el equilibrio energético y espiritual de los diferentes ambientes donde habitamos y formar ambientes más adecuados para cada momento. Igualmente podemos limpiar lugares o zonas concretas para, evitar que energías o intenciones negativas influyan en nosotros y nos perjudiquen.


Rosa

Como perfume se aplica directamente sobre la piel, ya que de esta forma la esencia penetra como mínimo un 14% por la piel y llega al torrente sanguíneo, dependiendo del tipo de poro, del tipo de piel, densidad de grasa en la dermis, tensión arterial, temperatura ambiental, etc. Además, también penetra por vía olfatoria donde a través del procesamiento de la corteza olfatoria llega al sistema mesolímbico, lugar donde se procesa nuestra memoria ancestral. El perfume interrelaciona con esta memoria ancestral y vital de la persona y, por evocación nos lleva al equilibrio emocional, proporcionándonos relax, seguridad, autoestima, eliminando pensamientos parásitos que anulan nuestra actuación, y miedos, es decir, la esencia interactúa con la energía de cada chakra asociado a una emoción, a un aspecto físico, mental o espiritual.




La ciencia actual constata la precisión del antiguo saber egipcio.


Afortunadamente y gracias a la moderna tecnología, se hace cada vez más evidente que, lo realmente relevante de las Esencias Sagradas Egipcias son las frecuencias y las vibraciones que nos aportan para sanar y equilibrar todos los aspectos del ser: Cuerpo,          Mente y Espíritu. 


Esto no debe de extrañarnos porque todo, absolutamente todo lo que podamos percibir o imaginar, está constituido por hondas con múltiples frecuencias de vibración. Ya se sabe que la materia en sí, está vacía. El núcleo de cada átomo, donde parece residir la “esencia de la Masa”, es puro vacío.

La solidez de las cosas que tocamos,se debe a la fuerza de la energía y lo que en realidad parece que configurala, es la mente; una mente universal que se expresa en todo cuanto existe.

Lo realmente maravilloso y sorprendente es que los antiguos egipcios tuvieran conocimientos ciertos de todo esto. 


Y la cuestión que intriga a muchos es ¿Cómo un pueblo que ni conocía el hierro -en un momento dado- logró hacerse con ese saber preciso? ¿Había alguna fuente de saber que desconozcamos hoy en día? ¿Qué es lo que…? En fin, un mar de preguntas.

Comentamos esto para ayudar a que tomen conciencia quienes, por ignorancia o frívola irreflexión, desdeñan el inmenso poder que las esencias -sagradas o no- ponen a nuestro alcance.



Aromaterapia, desde cuándo.

 
¿Pero desde cuando se utilizan las esencias jeroglificos 1y aromas? La aromaterapia viene estando presente en protocolos místicos y de sanación, en las civilizaciones más antiguas y sabias del mundo entero a lo largo de toda la historia. En Babilonia, China, la India, en el Tibet desde tiempos inmemoriables y por supuesto en Egipto, donde se tiene noticia de su empleo por los sacerdotes desde hace más de 4.300 años, como dejaron reflejado en las paredes de los templos. El sistema de sanación Ayurveda también ha venido empleando las esencias y los aromas en sus tratamientos, desde hace más de 5.000 años.

Las esencias eran empleadas para sanar y restablecer el equilibrio físico de los seres vivos. Para limpiar y trasmutar energías malsanas de personas, animales, casas, entornos, objetos. También para proteger personas, objetos, negocios y bienes a nivel espiritual de ataques psiquicos. Se utilizan para sacralizar y elevar el nivel vibracional en protocolos religiosos y espirituales. No olvidemos que somos energía y vibración. Así que, lejos de ser una moda pasajera, lo que se pretende es mantener y extender una sabiduría plena de beneficios y ventajas para las personas y el mundo.